Archivo de Autor

Simplemente

Publicado: 13 julio 2012 de Sofia en Reflexiones y obras
Etiquetas:, , , ,

“En caridad no hay excesos” (Francis Bacon)

Día a día vamos pasando al lado de cientos, de miles, de millones de personas pero ¿alguna vez te has parado a pensar en cada una de ellas? Por qué irá así, por qué actuará de ese modo, por qué no sonríe, por qué mira ansioso buscando algo… Quizás sea algo muy típico y por ello no le damos demasiada importancia, o quizás estamos tan metidos en nosotros mismos y en nuestra vida que no nos paramos a pensar en los demás.

Los problemas son problemas para todos por igual, pero unos y otros, según la persona, tienen una importancia relativa dependiente de las vivencias que condicionen el entorno en el que se desarrolla ese problema.  La influencia de cada uno de nosotros en los demás, es abrumadora porque aunque el que más independiente se considera ha sido o es influenciado por alguien o algo importante en su vida.

Y aquí es a donde llegamos con esto, una simple acción que realmente no cuesta nada como: una sonrisa, un “por favor”, un “gracias”, una simple ayuda a alguien desconocido, puede cambiarle la formar de ver todo, puesto que tu sonrisa le ha podido alegrar un día desesperante con un trágico final, que tu ayuda le ha podido facilitar el ayudar a otras personas, que tu “gracias” le ha servido para abrir los ojos positivamente ante algo.

¿Cuántas cosas tenemos en la vida que nos la hacen más y más difícil? Pero nosotros seguimos adelante. Así que, por eso mismo, ¿por qué no facilitársela un poco a alguien? Dejando de lado problemas cotidianos, agobios absurdos, estreses insanos, llantos doloridos…

Aprovecha todas las oportunidades que se te presenten para dar: amor, cariño, apoyo, consejo, una sonrisa, una flor, un abrazo, reconocimiento, gratitud, un chiste, un cumplido… algo que la otra persona pueda necesitar para ser más feliz.

Un simplemente puede ser un mucho.

Anuncios

Tu vida, la tuya.

Publicado: 24 septiembre 2011 de Sofia en Reflexiones y obras
Etiquetas:, , , , , ,

“Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.” (Pablo Neruda)

Un día nos levantamos con la extraña sensación de que la vida que tenemos no es la que nosotros deseamos, que hay algo en ella que falla porque realmente no aporta lo que uno mismo esperaba. De repente, el mundo se detiene unos instantes y ese es justo el momento en el que  recapacitamos dejando libre el corazón y la mente para que por ellos fluyan los más profundos deseos y sentimientos, dándonos cuenta de que nadie más que nosotros mismos podemos abrir los ojos para sentir que conformarse con lo que tenemos y vivir infelices por miedo al cambio, es un error.

A veces, cuando tropiezas te das cuenta de la pequeña piedra que te ha hecho caer, sonríes al ver que no es tan grande como te parecía que era cuando caíste y al mirar al frente sientes un cosquilleo inquieto que te hace pensar que es probable que si no miras bien puedes volverte a caer… Pero, ¿por qué no intentar seguir tu camino a pesar de las piedras? No siempre tiene que haber piedras en el camino, puede haber bellas flores que aporten ese tono de alegría que necesitas en los peores momentos para darte las fuerzas necesarias y continuar tú camino sin desviarte de tus deseos.

Tu propia vida, en ocasiones, puede parecer que se ha derruido delante de ti mismo pero las ruinas son el camino a la transformación, y al mirarlas en tu interior, te das cuenta que te han ayudado a conseguir levantarte y avanzar con una pequeña herida insignificante, ante el paraíso de la nueva vida que te espera.